Sustracción de Menores – Lección 1 (El secuestro parental)


Imagina…

Estás en la cocina preparando la cena, mientras tus hijos están jugando en el jardín delantero. Cuando sales a llamarlos, ya no están.

Imagina…Dejas a tú hijo en la escuela antes de ir al trabajo. Cuando vas a recogerlo en la tarde, te dicen que alguien más se lo ha llevado.

Imagina…Estás esperando a tú ex conyugue, que regresará a tú hijo tras una visita de fin de semana. Cuando tú hijo no retorna, vas a la casa del otro padre solo para descubrir el departamento vacío y abandonado.

La respuesta fisiológica, en cada una de estas situaciones es la misma. Tú corazón comienza a latir con fuerza y su adrenalina comienza a surgir a través de sus venas, sobre el hecho de que sus hijos se han ido. En un instante su cerebro considera posibles explicaciones, pero cada una de ellas desafía la lógica. Su cerebro sabe lo que su corazón está tratando desesperadamente de negar. Sus hijos han sido secuestrados.

Hay pocas situaciones de horror que pueden competir con la experiencia de tener un niño secuestrado. Las películas y la televisión sensacionalista muestran la sustracción de menores. Las noticias de la noche distorsionan la información correcta sobre el secuestro de menores, en la mayoría de los casos solo se presenta el más dramático ( en otras palabras el que adjudica más sintonía) Por ejemplo el secuestro de Elizabeth Smart. Existe, sin embargo una forma menos glamorosa de secuestros de menores que son cometidos por los padres del propio niño.

Secuestros Parentales

Cada año hay más de 350.000 secuestros de niños en Estados Unidos. La gran mayoría de ellos son perpetrados por uno de los padres del niño. El término oficial para este tipo de crimen es “sustracción parental de menores” pero también se conoce como “secuestro de niños” ó “robo de niños”. Independientemente del hecho de que él niño es secuestrado por el otro progenitor, no disminuye ó niega el trauma  emocionalmente infringidos en el otro padre.

“Secuestro de los Padres”, es el secuestro ilegal de un niño por un parte que priva a la otra parte de la custodia legal del niño. En situaciones de divorcio, el secuestrador puede tener la custodia o no. Esto significa que incluso sí el secuestrador es el padre que tiene la custodia, está cometiendo un delito al privar a la otra parte de su tiempo de visita ordenada por el tribunal, quiere decir que el padre con custodia es culpable de sustracción de menores.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos (D.O.J) Oficina de Justicia Juvenil y Prevención de la delincuencia llevo a cabo un estudio de investigación intensiva y exhaustiva sobre sustracción de menores en los Estados Unidos. El proyecto se llama el Estudio Nacional de Incidencia de desaparecidos, secuestrados, fugitivos (NISMART). La sección que se centro específicamente en los niños secuestrados por miembros de la familia se llama NISMART-2.

En este artículo se hace referencia a la NISMART-2. El estudio oiginal se puede encontrar en http://ojjdp.ncjrs.org

Definición de Secuestro Parental

A los propósitos de NISMART-2, el secuestro de la familia se definió como la toma de posesión de un niño, por un miembro de su familia, en violación de una orden de custodia, un decreto u otros aspectos de patria potestad legítima. En la toma o posesión de algunos elementos de ocultación, de vuelo, ó la intención de privar a un custodio legar por un tiempo definido de su libertad.

El NISMART- 2 profundiza en la definición anterior, definiendo con más precisión los siguientes términos:

Tomado: Un niño fue adoptado por un miembro de la familia, violando una orden de custodia ó decreto u otro derecho de custodia legítima.

  • Mantenimiento: El niño no fue entregado ó devuelto por un miembro de la familia, en violación de una orden de custodia ó decreto u otro derecho de justicia legítima.
  • Ocultación: Un miembro de la familia trato de ocultar la toma ó el paradero del niño con la intención de impedir el regreso, de contacto con las visitas.
  • Vuelo: Un miembro de la familia transporta ó tenía la intención transportar al niño por parte del Estado con el fín de hacer más difícil su recuperación.
  • Intento de privar indefinidamente: Un miembro de la familia, indica la intención de evitar el contacto con el niño de forma indefinida ó afectando los privilegios de privación de libertad por un tiempo indefinido.

Conceptualizando el Problema

De los 203, 900 de los secuestros de padres de menores estudiados, el 57% fueron catalogados como “Cuidador Ausente” , lo que quiere decir que el padre víctima no sabía dónde estaba el niño durante al menos una hora, se alarmaron y buscaron al niño desaparecido. Sin embargo, el NISMART-2 revela:

Es posible que un niño sea privado ilícitamente de la custodia por un miembro de su familia, pero el paradero de ese niño se conoce totalmente. Por lo tanto, un niño puede ser secuestrado, pero no necesariamente se encuentra desaparecido.

De hecho, el estudio encontró que el 43% de los niños secuestrados no eran considerados como “desparecidos” por el padre víctima, ya que él conocía el paradero del niño.

“Aunque los secuestros de la familia que se describen en este estudio tenían típicamente ciertos elementos perturbadores, como los intentos de evitar el contacto o modificar los arreglos de custodia permanente, que no implican generalmente el tipo más grave de las características asociadas a los tipos de secuestros de la familia probablemente se informó en las noticias. Ocultamiento  real del niño se produjo en una minoría de los episodios. Uso de la fuerza, las amenazas de dañar al niño y la fuga del Estado fueron poco frecuentes. En contraste con la imagen creada por la palabra “secuestro”, la mayoría de los niños secuestrados por un miembro de la familia ya estaban bajo la custodia legal del autor cuando el episodio comenzó. Además, casi la mitad de los niños de la familia secuestrados fueron devueltos en una semana o menos. “

Incluso si el niño no se considera perdido, el secuestro sigue siendo considerado abuso de menores por el daño que se inflige a los niños. El NISMART-1  observó que “secuestro familiar” puede resultar en un daño psicológico al niño” y el NISMART-2  establece que “los secuestros de la familia” constituyen un peligro importante en la vida de los niños, también cabe recalcar  que es un daño potencial en los niños  “secuestrados por su familia”, estén reportados como desaparecidos o no.

Características de los secuestros parentales

Ubicación y temporada. 73% de los secuestros parentales se llevó a cabo en la propia casa del niño, ó en el patio,  ó  en el hogar,  ó  en el patio de un familiar u  amigo. Los niños fueron retirados de las escuelas ó centros de cuidado diurno en sólo el 7% de los casos. En el 63% de casos,  los niños  estaban ya con el  secuestrador,  en circunstancias legales inmediatamente antes del secuestro.
Póngase en contacto con la Policía. En el 40% de los casos, padres agraviados no se comunicaron  con la policía, para denunciar secuestro. El estudio encontró una serie de razones para esto, pero la mayoría de las respuestas indicaron que el padre no creía que la policía intervendría en el asunto  porque el paradero del niño se conocía, y estaba bajo el cuidado de un tutor legal además no había evidencias de que el  niño estaba siendo perjudicado. El mayor porcentaje de los secuestros tuvieron lugar durante verano.

Las edades. 45% de los secuestradores se encontraban en sus treintas.   44% de los niños secuestrados eran menores de 6 años de edad.
Los indicadores de episodios graves. “El uso de amenazas, fuerza física, ó de las armas, era relativamente poco común en los “secuestros de la familia.” 17% fueron trasladados fuera del estado, con la intención de hacer la recuperación más difícil. 44% se ocultaban, al menos temporalmente del padre víctima y el  76% incluye los intentos de evitar el contacto. 82% incluye la intención al afectar de forma permanente los privilegios de custodia de los padres agraviados.

Conclusión

“Sustracción de menores” por parte de los padres, es el secuestro ilegal de un niño por un padre, que priva a la otra parte de sus derechos de custodia legal. Este tipo de robo de niño no sólo victimiza al otro padre, sino que también es una forma grave de abuso infantil.
Cuando el padre secuestrador, decide pasar a la clandestinidad ó huye de estado o país, la recuperación del niño se convierte en extremadamente difícil – y a veces imposible. Debido a esto, si usted sospecha que su niño está en riesgo de secuestro,  tiene que actuar ahora. Hay pasos que usted puede tomar para reducir el riesgo de secuestro, así como acciones destinadas a hacer que la recuperación de su niño sea  mucho más probable.

Publicado por : ABP World Group Ltd. internacional de menores por Servicios de Recuperación

ABP World Group: TwitterFacebook

One thought on “Sustracción de Menores – Lección 1 (El secuestro parental)

  1. Quiero saber si yo viaje a Colombia al entierro de mi padre y mi esposo empezó raro hasta el punto que me pidió el divorcio y me dice que nos separemos pero la niña no sale de USA, me dice que no tengo donde llegar porque es la casa de la bebe, me puso horario de llamadas y me dice que solo puedo ver o visitar a la bb. Estábamos antes de mi viaje muy bien y ahora me salió con esto, que puedo hacer desde Colombia ya que en estados unidos no tengo nada. Busco una esperanza porque mi bebe tiene 4 meses.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s